EL ESTADO DE DERECHO HACE AGUAS

Manuel Álvarez

Amor Martos Presidenta de la asociación de hijos de padres separados, siendo ella una victima por esta causa, me decía hace 5 años: Esto al final será una guerra entre mujeres. En este colectivo posiblemente haya mas mujeres que hombres y tengo que decir, que ellas luchan con mas fuerza y tesón, con lo cual, Amor no se equivoco.

A lo largo de la historia muchas personas han perdido la vida luchando por aquello que consideraban justo, pero el tiempo y el sentido común a acabado ganando siempre a las injusticias, incluso hubo Reyes que perdieron la cabeza en la guillotina por tiranos, ahora Toni Canto acaba de tirar la primera piedra y la polémica esta servida, este es el principio, solo falta que les quiten las subvenciones a los medios para que lo digan todos en voz alta.

Como siempre el tiempo acabara dándonos la razón. La Ley de Violencia de Genero la hicieron personas con poder y que sus ideas no están muy lejanas de las de Hitler, los que no estaban de acuerdo no tuvieron más remedio que callar.

Lázaro denuncio 200 veces a su ex mujer porque ella se fue con sus hijos a otra comunicad y el no podía verlos, los jueces no le hicieron caso, se le ocurrió que como no podía ver a sus hijos dejo de pagar la pensión de alimentos, su ex lo denuncio por incumplimiento de visitas a sus hijos, el juez admitió la denuncia y el fue vestido de mujer al juicio. Una reportera y un cámara de una televisión de Valencia le hicieron una entrevista para sacarla en un programa, parece ser que Rubalcaba no lo permitió, la reportera y el cámara fueron despedidos.

Datos aportados por FEDERGEN

Extractos de comentarios vertidos sobre las declaraciones del Sr. Cantó

¿Es polémico decir la verdad? Los números cantan. De 142.000 denuncias solo hubo 10.000 procedimientos. Sobre ellos, se emitieron 1.010 sentencias; 395 condenatorias, 412 absoluciones y 203 condenas de conformidad. Un 90% de las denuncias se archivó o acabó en absolución. Y ni una sola sentencia o procedimiento contra quien denunció falsamente se inició a instancia del juez o de la fiscalía según tengo entendido.

Comentario anónimo

En 2011 se pusieron un total de 134.002 denuncias de violencia de género.

Según los datos del CGPJ, que tú aportas, hubo 14.545 condenas.

Es decir, se condenaron sólo a un 10 % de los denunciados.

¿Qué pasa con los daños ocasionados al 90% de los denunciados que no fueron condenados?

Gracias por los datos sobre total de sentencias del CGPJ. Los había buscado anteriormente pero no los había encontrado.

Comentario anónimo de funcionaria de justicia

Soy funcionaria de un Juzgado de Violencia de Género y os aseguro que las denuncias reales no superan el 10%.

El resto, una herramienta utilizada por muchas mujeres para obtener diversos beneficios como la separación express (obtención de orden de alejamiento, inmediata salida del esposo del hogar familiar, obligación de pagar pensión alimenticia, todo en un plazo de 24 horas, cuando a través de un proceso matrimonial tardaría meses en conseguirlo), como medio de presión en las disputas de pareja (denuncia de malos tratos después de una pelea conyugal donde no hay violencia sexista ya que los insultos y las lesiones son mutuas en un plano de igualdad), o como medio utilizado por extranjeras en situación irregular para legalizar su situación.

Estos datos son rigurosamente ciertos y constatados por cualquier funcionario que haya pasado por un Juzgado de Violencia.

Y por supuesto, mi indignación total con los casos reales de violencia (repito no superan el 10%).

 

ACTUACION DE FEDERGEN RESPECTO DE LA MALA PRAXIS DE LOS EQUIPOS PSICOSOCIALES EN EL PAIS VASCO

Federgen a través de su asociación del País Vasco denuncia la Ilegalidad de los equipos psicosociales en los juzgados de familia.

Ilegalidad Psicosociales en Justicia:

 

PROTOCOLO DE ACTUACION DE LOS CUERPOS DE SEGURIDAD DEL ESTADO EN LOS CASOS DE VIOLENCIA DE GENERO

Como se puede apreciar en el documento, se trata de una orden ministerial del año 2005 redactada, y firmada por el entonces ministro del interior socialista señor Rubalcaba.

Mediante este documento, los cuerpos de seguridad del Estado: “Policía Nacional” y “Guardia Civil” tienen la obligación de irrumpir en tu vivienda sin autorización judicial, realizar el registro que consideren pertinente sin autorización judicial, realizar las preguntas que sean pertinentes sin ningún tipo de aclaración y detener al hombre, sin más prueba de cargo (en definitiva como el juego de policías y ladrones de nuestra infancia, solo que después te procesa un juez).

Hasta donde se conoce, el actual ministro del Interior del PP no ha modificado la orden ministerial.

 

MAS DE 700 HOMBRES SE SUICIDAN EN ESPAÑA CADA AÑO POR LA LIVG Y LA LEY DE DIVORCIO

Cada Año se SUICIDAN en España más de 700 hombres en procesos de divorcio. Unas muertes que no han provocado modificación alguna en leyes como la de violencia de género, al ser ocultadas por el Estado y los medios de comunicación.

Han bastado apenas tres suicidios en proceso de desahucio para que se paralicen los procedimientos y se acelere la modificación legislativa correspondiente

 

CUANDO UN DRAMA NO EXISTE OFICIALMENTE, NO SE SOLUCIONA JAMAS

ABC (Sevilla), 11 de diciembre de 2012, D. Diego de los Santos escribía: “Cuando un drama no existe oficialmente, no se resuelva jamás. Cuando se niega una injusticia, esta no se reparara nunca.”

Y por último queremos agradecer desde FEDERGEN o Federación de Afectados por las Leyes de Género la mención a nuestra Federación y expresamos que suscribimos el artículo en su totalidad.

El número de hombres, mujeres, niños y ancianos maltratados en nuestra sociedad sigue creciendo. A la violencia sobre la mujer hay que añadir la violencia sobre el varón, acallada la mayor parte de las veces por la propia vergüenza o la indiferencia de las instituciones, y culminada con frecuencia en forma de suicidio, y lo que es peor, la violencia sobre los niños, víctimas inocentes en todos los procesos de separación o divorcio en el que una de las partes pretende la custodia en exclusiva de menor, alejándolo así de su padre y su familiares y amigos paternos.

Ayer, en el Congreso de los Diputados, se aprobó por unanimidad de todos los grupos parlamentarios y a instancias de UPyD, una proposición no de ley para poner freno a las muerte por suicidio en nuestro país, la mayor parte de ellos varones según el INE, que, de forma espeluznante, superan en número a la suma de todas las otras muertes por causa no natural.

El próximo lunes 17 de diciembre, a las 16:00 en el Salón de Grados de la Escuela Superior de Ingenieros de Sevilla (Isla de la Cartuja) tendrá lugar la mesa redonda titulada Violencia de Género en Perspectiva. Creemos que este será un foro de gran interés para participar y analizar la actual ley de violencia de género, así como sus posibles y necesarias reformas.

Dña. Inma Ocaña de Valdivia. Presidente de FEDERGEN.

Cae una red que presentaba denuncias por violencia de género para cobrar ayudas

Contactaba con marroquíes para simular ser pareja y agresor de la mujer.
A los jóvenes les ofrecían entre 2.000 y 4.000 euros por sus servicios.

La Guardia Civil ha desmantelado una red que ofrecía a mujeres inmigrantes, sobre todo marroquíes, regularizar su situación y acceder a ayudas públicas mediante falsas denuncias por violencia de género hacia sus parejas residentes en España, que la propia banda les buscaba en Almería, principalmente hombres de la misma nacionalidad, a quienes la banda ofrecía entre 2.000 y 4.000 euros por interpretar su papel de maltratadores.

En la ‘operación Pomelo’ han sido detenidas 18 personas, entre los que se encuentran los responsables del grupo, que ponían en contacto a las inmigrantes que querían legalizar su situación en España con hombres residentes en la provincia de Almería. A continuación, simulaban una relación y la mujer presentaba una denuncia por violencia de género para obtener así la regularización y, además, iniciar la tramitación de una subvención de 400 euros.

La Benemérita ha detenido a los tres organizadores de la trama, además de a otros seis varones y nueve mujeres que participaron en los hechos. En la operación también se han practicado dos registros en los domicilios de algunos de los implicados, donde se ha intervenido abundante documentación que está siendo analizada.

Hasta el momento, se ha determinado la implicación de los detenidos en al menos 14 delitos de denuncias falsas por violencia de género, con las que pretendían obtener la regularización de su situación e iniciar la tramitación de una subvención.

Aumento de denuncias por violencia de género

La investigación se inició después del verano, al detectarse un aumento significativo de denuncias por violencia de género entre ciudadanos marroquíes ante la Guardia Civil de El Ejido, en las que coincidían una serie de características y patrones comunes.

Tras las primeras averiguaciones, se localizó a un grupo organizado compuesto por tres personas de nacionalidad marroquí que se dedicaban a buscar mujeres marroquíes en situación irregular en España. Les ofrecían poder acceder a regularizar su situación administrativa simulando ser víctimas de violencia de género, además de posibilitarles acceder a las ayudas económicas que se conceden en España para las víctimas de estos delitos.

Para ello contactaban con varones marroquíes, con situación administrativa regularizada en España, a los cuales les ofrecían entre 2.000 y 4.000 euros por simular ser pareja y agresor de la mujer, con la promesa de que cuando ésta consiguiera su residencia legal en España retiraría la denuncia y la causa se archivaría, quedando sin antecedes por dichos delitos.

Una vez interpuesta la denuncia y con la sentencia provisional, las mujeres acudían a la Oficina de Extranjeros de Almería, donde presentaban una solicitud de residencia y trabajo por circunstancias excepcionales, conforme a su consideración de víctimas de violencia de género. En los casos investigados hasta el momento estas ayudas eran concedidas en el plazo de un mes.

NUEVO LIBRO DEL JUEZ FRANCISCO SERRANO: “LA DICTADURA DE GÉNERO: UNA AMENAZA CONTRA LA JUSTICIA Y LA IGUALDAD”

Bajo el título “La Dictadura de Género: Una amenaza contra la justicia y la Igualdad” el que fuera juez de familia, Francisco Serrano Castro, destapa innumerables irregularidades políticas y judiciales relacionadas con las ineficaces y destructivas leyes de “género” basando su trabajo en datos y experiencias propias y ajenas.

Entre todos los asuntos que Serrano destaca en su libro, cabe destacar el apartado que dedica al perverso sistema que ha llevado a cientos de miles de niños y niñas de este país a ser separados injustamente de su progenitor (varón) y su correspondiente familia extensa.

Toda una industria basada en el miedo y la mentira con el único fin de obtener enormes beneficios políticos y económicos que ha provocado una situación ante la que muchos jueces callan y miles de ciudadanos otorgan.

El libro, que será presentado en Sevilla el próximo 22 de octubre y en Santa Cruz de Tenerife el 27 de octubre en un evento organizado por la Asociación Tenerife por la Custodia Compartida ¡Sí! entre otras ciudades, saldrá a la venta los próximos días editado por Almuzara.

 

LOS JUECES NIEGAN EL 67% DE LAS ÓRDENES DE PROTECCIÓN RECLAMADAS POR LAS MUJERES

En el primer trimestre fueron enjuiciados 153 hombres, de los que el 34% fueron condenados, mientras el 66% fueron absueltos.

Madrid, 03 sep. 12. AmecoPress.- La orden de protección es uno de los mecanismos actuales con los que cuentan los juzgados para luchar contra la lacra de la violencia de género. Sin embargo, para poder adoptarla es necesario cumplir una serie de requisitos, al llevan aparejadas una limitación de la libertad para la persona a la que se le impone.

Una muestra es que en el primer trimestre de 2012 los juzgados de Violencia sobre la Mujer denegaron casi el 67% de las órdenes reclamadas. De las 373 que se solicitaron, todas ellas a instancia de las víctimas, se aprobaron 124 casos. El 53% de los hombres que fueron enjuiciados por un Juzgado de lo Penal por malos tratos fue condenado.

Según los datos del Observatorio de la Violencia sobre la Mujer del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), los jueces recibieron 373 solicitudes entre enero y marzo de este año. Todas ellas fueron planteadas a instancia de la denunciante y, en su mayoría, por mujeres españolas, ya que sólo 58 extranjeras que denunciaron a sus parejas reclamaron este tipo de medida. Igualmente, la gran mayoría de las peticiones, 328, se dirigieron contra hombres españoles.

De todas las reclamadas, los magistrados sólo aprobaron 124, lo que supone que sólo se aceptó el 33,35% y que se denegó el 66,75%, al considerarse que, por los hechos que se denunciaban, no era necesaria la imposición de esta medida. Otro dato llamativo es que de todas las órdenes ingresadas en los juzgados, cuatro de ellas fueron planteadas por mujeres víctimas de malos tratos menores de edad. Todas estas chicas eran españolas.

Pero, además de la orden de protección, los jueces especializados en Violencia sobre la Mujer pueden adoptar otra serie de medidas contra el supuesto agresor que puede ir o no aparejada a la orden de protección. Por ejemplo, la atribución de la vivienda o la permuta de su uso. Pero las más significativas son aquellas en las que también se aparta al presunto maltratador de sus hijos. En estos tres primeros meses del año, en cinco ocasiones se acordó como medida suspender el régimen de visitas, dotando además a la supuesta víctima de una orden de protección. En un solo caso se optó por suspender la patria potestad del denunciado.

Uno de los mayores problemas con los que se encuentran los juzgados de Violencia sobre la Mujer es el elevado porcentaje que aún se produce de renuncias una vez presentadas. Tras ellas, incluso hay casos en los que se ha llegado a otorgar la orden de alejamiento que, una vez concedida, la mujer vuelve con el supuesto agresor. De esta forma, en el primer trimestre, de las 1.476 denuncias que se registraron, acabaron renunciado el 21,27%, es decir, 314 casos.

Esto provoca que los jueces se vean obligados a tener que archivar muchas de estas denuncias, de ahí el alto número de denuncias tramitadas en estos tres meses (791) que acaban en sobreseimiento y que sólo el 5,9% de los casos acabe con el supuesto maltratador en un banquillo, y sólo el 2% de los casos acabe con una sentencia condenatoria.

Sin embargo, el porcentaje de condenas se eleva si nos fijamos sólo en los asuntos que llegan a un Juzgado de lo Penal para juicio. En el primer trimestre fueron enjuiciados 153 hombres, de los que el 34% fue condenado, mientras el 66% fue absuelto. Es decir, 46 acusados fueron considerados culpables y 89 inocentes. La explicación de los especialistas en esta materia es, por un lado, la dificultad de probar unos hechos que se producen en la intimidad y, por otro, la negativa de muchas mujeres a declarar.

LOS SONIDOS DEL SILENCIO

El pasado domingo 18 de Noviembre hubo una convocatoria de manifestación en Madrid, para manifestar nuestra reivindicación principal de la derogación de la Ley Integral de Violencia de Género.

Como era de esperar ninguno de los medios de comunicación han recogido este acontecimiento lo cual es el síntoma de cómo esta perversa ideología de género ha permeado todos los estamentos sociales, inmunes y mostrando una gran indolencia al abuso, dolor, malversación, manipulación que está llevando y creando en la forma de relacionarnos en pareja.

Somos conscientes que esto no es una lucha sencilla, que nos estamos enfrentando a un tabú social, incrementado además por la telaraña de intereses a nivel político y judicial al que ha conducido el desarrollo de esta nefasta ley.

No nos vamos callar, y vamos a continuar denunciando todas las situaciones irregulares que se están produciendo a diario a consecuencia de esta Ley. Desde aquí hacemos un llamamiento a la responsabilidad de nuestros políticos (por no modificarlo) y a nuestro sistema judicial (por aplicarlo) en esta especie de comunidad de “sordo mudos” que están haciendo, evitando cualquier contacto para conocer una realidad que nadie les alumbra y que ellos tampoco quieren mirar. Son igualmente cómplices por pasividad.

Alvige contó con una representación de la Asociación y aprovecharon para desplegar una pancarta donde queda clara nuestra reivindicación, así como su presencia personal como acto de testimonio y valentía.

Únete a nosotros!! Ayúdanos a poner un altavoz a tu reivindicación!!

Móvil: 636 018 972

Roger Moore y su esposa Cristina Tholstrup, el pasado 11 de septiembre en Londres. / GTRESONLINE

Roger Moore: “He sido un hombre maltratado”

El legendario protagonista de James Bond admite que fue víctima de violencia conyugal durante muchos años.- Su primera mujer le golpeaba con una tetera

Casi sesenta y cinco años ha tardado Roger Moore en admitir que fue víctima de malos tratos. El actor, de 84 años, ha reconocido en una entrevista en el canal británico ITV-1 que durante mucho tiempo sufrió violencia conyugal a manos de su primera esposa, la patinadora Doorn Van Steyn.

Se casaron en 1947, cuando el legendario James Bond tenía 19 años y ella 25. La relación, según confesó, fue un desastre y Van Steyn le habría golpeado repetidamente con una tetera, su arma preferida. Este matrimonio, que terminó en 1953— le dejó profundas cicatrices, físicas y mentales, pero el agente 007, Moore, volvió rápidamente a probar suerte.

Su segunda esposa se llamaba Dorothy Squires, era cantante y tenía 12 años más que el protagonista de El Santo. Estas nupcias no fueron menos virulentas. Las peleas en público y en privado menudeaban y la vocalista no dudó en estamparle su guitarra sobre la cabeza cuando se enteró de que Moore le había sido infiel con una rubia actriz compañera de reparto en una serie de televisión.

Todo acabó en 1968 cuando conoció a Luisa Matteoli, madre de sus tres hijos. Moore no se atrevió a confesarle a Squires que se había enamorado de otra mujer y fue su médico el que se encargó de la mala nueva. Matteoli, sin embargo, no fue la definitiva.

Hasta la cuarta (mujer), Moore no encontró la paz conyugal. En 2002 se casó con la sueca Kristina Tholstrup, en una boda casi secreta, aunque se habían conocido en la Riviera francesa en 1981 cuando eran vecinos. En cualquier caso, sir  Roger Moore —recibió el título de caballero en 2003— embajador de buena voluntad de UNICEF y flamante escritor del libro Bond on Bond, ya no ha tenido quejas de sus dos últimas esposas. Desde esta organización ayuda a erradicar la violencia familiar.


Diario El País. Madrid.
12/09/2012

 

 

Maltrato femenino a los hombres

Soy una luchadora de los derechos de la mujer. Como tantas. Como miles. Precisamente por eso, me indigna y me duele que, en nombre de esa lucha, hoy existan hombres que sufren severamente.
Asegura que todo empezó por un melón. Estaban casados, luchaban por tener un hijo que no llegaba, vivían sus peleas -demasiada suegra en su cocina…-, y disfrutaban de sus encuentros. Lo conocí en Els Matins, de TV-3, y a todos -desde Helena Garcia Melero, hasta Xiana Siccardi, pasando por el propio Josep Cuní- se nos quedó cara de cuadro. Sin ninguna duda, el hombre que nos relataba su odisea, que empezó con una pequeña discusión por un melón, y acabó con grilletes en comisaría, un juicio por maltrato y una absolución, era un hombre desconcertado y hasta derrotado. Ya no era un presunto maltratador, pero lo había sido durante más de un año, y el peso de esa culpa le había cambiado la vida, quizá para siempre.

Lo que más me sorprendió es que, a pesar de su odisea y de su inequívoca perplejidad, aún parecía enamorado de la mujer que no había vuelto a ver, desde que un melón, una suegra y una grave acusación se interpusieron en sus vidas. Con la absolución en el bolsillo, y la tranquilidad recuperada en el ánimo, nuestro invitado intentaba encontrar sentido a todo lo que le había ocurrido. Por supuesto, si la anécdota no fuera el indicio de la categoría, no encontraría otra excusa que el pintoresquismo para relatar la historia. Pero, más allá de las muchas bromas que podemos hacer con la noticia, lo cierto es que son demasiadas, y muy serias, las voces que denuncian el abuso contra los hombres, que la nueva ley contra el maltrato puede representar. De entre todas, la juez decana de Barcelona, Maria Sanahuja, ha sido la más combativa. El tema no es menor, y desde el rotundo compromiso con los derechos de la mujer, desde la convicción que es necesaria una ley integral contra la violencia de género, y desde la concienciación con una problemática que cada año mata a decenas de mujeres, desde todo ello, o precisamente por todo ello, los sectores más activos tenemos que hacernos algunas preguntas. ¿Es una ley completamente justa? Si lo es, ¿se aplica con inteligencia?; ¿ha servido para frenar el maltrato a la mujer?; ¿hay mujeres que usan ese drama social para actuar malvadamente contra sus maridos? Y la pregunta del millón: ¿la ley ha abierto la puerta al maltrato contra los hombres? Es decir, ¿en la lucha por aplicar la justicia, hemos inventado otra forma de injusticia?

Si ser preciso es necesario en todo cuadro argumental, serlo en este caso me parece una exigencia moral. No hablamos de una cuestión menor. La lacra social del maltrato a la mujer, derivada del paradigma cultural del dominio de la mujer, en la estructura patriarcal, ha dejado un lastre de dolor, humillación y violencia que ha arrastrado a centenares de mujeres al pozo negro de la desesperación. No hace aún tanto tiempo, el maltrato podía formar parte de la lógica familiar, era considerada una cuestión íntima, y todas las mujeres golpeadas se habían caído por la escalera. Los abogados que luchaban contra la violencia de género se encontraban con policías, comisarías, leyes y tribunales que no entendían, no podían o no sabían combatirla. No olvidemos que no estábamos ante un delito, sino ante una falta.

Árdua y difícil fue la lucha, desde la mítica denuncia de Ana Orantes en televisión, para conseguir leyes contundentes, sensibilidad social y un compromiso colectivo que situara al maltratador en el lugar delictivo que le correspondía. Pero, en el necesario camino hacia la plena garantía de los derechos de la mujer, ¿no habremos perdido algo por el camino? Quizá ecuanimidad, quizá prudencia. Sea como fuere, si es cierto que la ley permite la trampa malvada de castigar a un ex marido con falsas denuncias de maltrato, si lo es que las denunciantes no reciben castigo por la falsedad y si muchos hombres están sufriendo un nuevo tipo de acoso y ven sus derechos lesionados, entonces tenemos un serio problema. La cuestión del maltrato es tan profunda, relevante y comprometida, que no puede ser, de ninguna manera, la puerta de entrada de otra forma de maltrato. Y si la ley no está bien ajustada, habrá que ajustarla, para que sea justa la ley.

Creo, además, que esta sensibilidad, también a favor de los hombres maltratados -y una falsa denuncia es un serio maltrato-, tiene que partir de los sectores más sensibles y comprometidos con la mujer, precisamente porque su sensibilidad es mayor. Nosotras, que sabemos por propia piel histórica lo que significa la discriminación legal, no podemos ser la excusa para discriminarlos a ellos. Es tan simple y… tan complejo como esto: si el feminismo crítico, inteligente y comprometido no lidera la lucha contra el abuso de la ley, todos los pata negra machistas, misóginos e irreductibles que quedan por las cavernas del país utilizarán dichos abusos para defender postulados de dominio. Para muestra, el botón del libro El varón castrado, auténtico panegírico misógino, con la excusa de defender a los hombres falsamente acusados. Pero es que, además, la sensibilidad para con la mujer maltratada, necesariamente tiene que venir acompañada de una sensibilidad global, que incluye rechazo a la mentira, repudio al abuso y castigo para aquellos que lastiman a sus ex, lanzándoles tamaña falsedad. Sí. Soy favorable a la ley. Pero soy igualmente favorable al castigo severo contra las denuncias falsas, porque hacen tanto daño a la pedagogía de la igualdad como el propio paradigma de dominio. No pueden quedar impunes.

Soy una luchadora de los derechos de la mujer. Como tantas. Como miles. Precisamente por eso, me indigna y me duele que, en nombre de esa lucha, hoy existan hombres que sufren severamente. La ley no se hizo para dirimir peleas de pareja, ni para castigar los amores fallidos, ni como ariete de venganza. La ley castiga un delito serio que mata decenas de mujeres. El resto pertenece al ámbito de la pelea civil, quizá de la miseria cotidiana, de los restos de los amores mal acabados. Usar el maltrato para venganza, abuso o presión económica es otro acto de maltrato. Y contra ese maltrato, tampoco podemos ser insensibles.


Pilar Rahola
Diario El País. Madrid.
13/01/2007

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s