LA IGUALDAD REAL

Para que la igualdad sea real, las mujeres tienen que dejar de ser machistas y enseñar a sus hijos desde pequeños, que también tienen que hacer las tareas de la casa al igual que las niñas. Estos niños, cuando sean mayores y se casen, sabrán que la igualdad real no es sólo que trabaje la mujer y el hombre, sino que cuando lleguen a casa, tendrán que planchar, fregar hacer la cama, la cena y también ocuparse de los niños. Claro está que esto será siempre y cuando trabajen ambos.

Aunque ya vamos viendo que esto se esta haciendo en muchas familias, pero aún nos queda bastante. Evidentemente también se están dando casos en que el hombre no tiene trabajo y se está ocupando de la casa y los hijos, porque su mujer trabaja.

Voy escuchando decir a mujeres que trabajan, que después de su trabajo, tienen que seguir haciendo las tareas de su casa, mientras que su marido llega de su trabajo y se sienta en el sofá. Incluso algunos que ni siquiera trabajan y no hacen nada en su casa, ni se ocupan de sus hijos. Esto está dando al traste con muchos matrimonios, ya que muchas comentan que se han cansado de tener marido sólo para echar un kiki. Que nunca fueron a las reuniones del colegio, porque estaban muy ocupados con su trabajo.

En definitiva, ¿Cuantos de estos hombres están hoy arrepentidos de haber perdido a su familia inconscientemente? Hoy, algunos de los hijos de estos hombres, dicen que aquél hombre no se ocupó nunca de ellos y que solo traía el dinero a casa. Estos hombres desatendieron a su familia porque su trabajo les absorbía. Muchos de ellos hoy están arrepentidos.

Evidentemente también hay mujeres que no trabajan y, cuando el marido llega a casa del trabajo, le toca arremangarse. Aunque estos casos son los menos, y que además, son mujeres a las que sus madres no les enseñaron a ocuparse de las tareas de la casa, como a la mayoría de los hombres.

La ambición, en ocasiones inconscientemente ha destruido a muchas familias.

Esto acarreará consecuencias graves a esta sociedad. (Como decía Adela en su escrito, la historia ha ido avanzando hacia una sociedad sin afectos)

A día de hoy hemos aprendido y tenemos que enseñar a los que no saben, por el bien de los niños, que son el futuro del mañana.

Ahora hay un grupo de mujeres y hombres que luchan sin descanso por la igualdad. Confiemos para que, entre todos, podamos conseguir que impere el sentido común.

Por Manuel Álvarez  manuelalvarez222@outlook.com   22  de  julio  2011

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s